lunes, 22 de octubre de 2007

otoño


Escribir para no pensar en nada más que en lo que concierne a las palabras que intentan dibujarme definirme limitarme y soltarme para alcanzar un pedazo de paz el momento en que mis pulmones se llenan y recargo aire y paciencia para aguantar la cascada de ideas y supuestos que intentan dibujarme definirme comprenderme perdonarme.
Si resumiera lo que siento moriría de la impresión y me reconocería a mí mismo por haber alcanzado el logro de condensar en ese vórtex todo lo que creo que puedo condensar en ese vórtex que en realidad es sólo un elemento que está contenido a su vez en un vórtex mucho más incluyente y del que no soy consciente.
Todo intento por ser más consciente acaba en la frustración de la conciencia limitada y las taras que me obstruyen las venas y la voluntad y me envuelven en la frazada de este otoño hermoso que llovizna sobre mí que desnuda ramas sobre mí que aleja y acerca los recuerdos de otoños otros en los que la cascada caía y caía sin que me inmutaran el ruido y su carga.
Y siempre habrá un vórtex más incluyente del que no soy ni podré ser consciente porque mi conciencia creará siempre uno nuevo libre de su vigilancia.
Pero hoy mis pulmones se llenan otra vez y resumo lo que siento de cara a la cascada y el otoño me cubre de llovizna y su techo de ramas desnudas me dibuja me comprende me perdona.
Y es hermoso.

No hay comentarios: