domingo, 13 de enero de 2008

salta por la ventana, valiente


¿Y si le dijera todo lo que creo haberle dejado entender sin decirlo? Un domingo como hoy estábamos sentados frente a unos cafés y la noche avanzaba a la par del cotejo, del estar juntos sin sentir que había prisa o que nos estábamos ocultando algo, sin esquivar al corazón.
Hemos madurado. Para mal o para bien. Y es difícil porque el haberlo hecho nos pone en condiciones de tomar una decisión.
Pero ¿cómo decírselo?
Ahora no tiene sentido. Pero llegará el momento en que sí lo tendrá. Y ¿qué haré entonces?
No es que me angustie el futuro. Al contrario. Ese futuro es paz porque nos involucra a ambos. Para lo que tenga que ser.
Ya no quiero nuestro pasado de niños ni me desespera un futuro inescribible.
Ahora quiero este presente. Esta calma de sabernos así de cerca. Esta certeza de poder pensarnos inseparables. Este domingo a solas con todo lo maravilloso que nos procuramos mutuamente.

Música incidental: The wind, Cat Stevens (extracto)

No hay comentarios: