martes, 22 de febrero de 2011

me gusta

Me gusta servir agua en un vaso lleno de hielos y tomarla inmediatamente, de manera que puedo sentir en mi boca la transición térmica del líquido elemento hasta llegar a los últimos dos o tres tragos de agua helada.

Me gustan las tardes de verano, cuando la noche aun no es más que un oscurecimiento anaranjado y los subterráneos de a nueve soles la hora escupen hombrecitos y mujercitas de traje y celular en carros que no logran adelantársenos a mí y mi bicicleta.

Me gusta cargar a mi sobrina y recordar cuando cargaba a su papá y le cantaba mis canciones del colegio.

Me gusta llegar a casa digamos un martes por la noche y amasar la tierra de mis macetas y descubrir raíces y brotes nuevos en este cuarto piso que habito y desde donde nostalgio con mi jarana ahora mirando hacia el norte.

Me gusta escuchar el silbido de mi hermano cuando llega a visitarme.

Me gusta cocinar para mis amigos y tenerlos a tiro de piedra porque la vida así es un lujo.

Me gustan los domingos para llegar al almuerzo en el jardín de la casa de los viejos y después leernos el periódico y el agua de cedrón y muña mientras yo los miro hacerse más viejos y más hermosos desde la hamaca.

Me gusta estar en esta ciudad en la que todavía me sorprenden personas que no he visto en años, lugares que fueron otros cuando yo también era otro.

Me gusta despertar temprano y mirarla dormir.

Me gusta leer a Cortázar.

Me gusta ir al correo a dejar sobres que, en el borde inferior, dicen bien grande MEXICO.

Me gusta lograr cosas que implican un esfuerzo extraordinario, como haber llegado hasta aquí. Me gusta.

2 comentarios:

maría cristina dijo...

Cosas, personas, acontecimientos que sólo se disfrutan después de haber estado lejos, supongo.

Saludos.

J. Carlos Seguin Romero. dijo...

Me gusta tanto leer lo que te gusta :)